Torres Oeste Catoira en la Ruta Padre Sarmiento

Caminando la Ruta del Padre Sarmiento, disfrutando de sus paisajes marítimos y atravesando encantadores pueblos con historia, a 37 kilómetros de Santiago de Compostela te espera un rincón con un pasado muy especial, hablamos de Catoira, un lugar clave dentro del viaje del Padre Sarmiento.

Las Torres del Oeste de Catoira

A pesar de que todo lo que subsiste en la actualidad son dos torres, una capilla conectada a ellas y restos de cimientos de lo que alguna vez fue una muralla defensiva, las Torres del Oeste, en el municipio de Catoira, son el testimonio de los esfuerzos defensivos contra los vikingos en el siglo IX, una fortaleza que alguna vez fue tan importante como cualquier otra en España.

Importancia de las Dos Torres

Asentamiento Torres Oeste Catoira en la Ruta Padre Sarmiento

Originalmente, alrededor del Siglo 10aC, se construyó un pequeño asentamiento alrededor de un fuerte y, en las décadas siguientes, y con la ocupación romana, este evolucionó en un lugar de comercio con un puerto y una economía basada en el intercambio. También se afirma que el barco que transportaba los restos del Apóstol Santiago habría pasado por Catoira en su ruta a Padrón y algunos dicen que incluso atracó allí. Pero no es por ésto que las Torres reclamaron su lugar en la historia.

En el siglo IX, los ataques de los vikingos fueron constantes a lo largo de las costas marítimas de Europa, y Catoira se encontraba en una posición clave. Si los Vikingos podían ser repelidos en este lugar, “Iria Flavia”, Santiago y el resto de lo que hoy es Galicia estarían a salvo; de no ser así, toda Galicia sucumbiría a los saqueos de los nórdicos que se internarían en la región, remontando el río Ulla.

Entrada Torres Oeste Catoira en la Ruta Padre Sarmiento

Reconociendo la importancia de la posición estratégica de Catoira, los obispos de Iria-Compostela, junto con los nobles y el rey, hicieron construir la fortaleza que ahora se conoce como Las Dos Torres o Torres del Oeste. Su objetivo era proteger de las incursiones vikingas a Santiago de Compostela e Ira Flavia en Padrón. La empresa tuvo éxito y los restos de este esfuerzo aún evocan imágenes de lo que alguna vez debe haber sucedido allí.

Pero este no es el final de la historia.

En el siglo XII las torres vinieron al rescate nuevamente y se convirtieron en la fortaleza del Arzobispo, durante los tiempos peligrosos. Como resultado, fueron conocidas como la “Llave y Sello de Galicia” y su importancia continuó durante varios siglos. La capilla, conectada a una de las torres, fue construida durante este período y también se dice que la primera flota de barcos de guerra de España tuvo su base allí.

Incluso en el siglo XVIII, las “Torres de Oeste” continuaron su servicio repeliendo un intento de invasión de los ingleses en 1719.

El festival vikingo de Catoria

Este festival o fiesta viginga es una popular celebración del éxito de las torres en la defensa contra los invasores nórdicos.

Cada agosto, el intento de invasión se recrea con los pobladores de Catoira interpretando a los vikingos y a los defensores gallegos. Al final de la batalla todos celebran con una fiesta de vino, lampreas y mejillones.

Las Torres del Oeste definitivamente valen la pena una visita en la ruta, es un bono extra en tu recorrido por la Ruta del Padre Sarmiento. A pesar de no ser estructuras gigantescas, impresionan de todos modos. En resumen, si te gusta las ruinas antiguas, no te puede perder éstas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*